Calidad del agua

Es una verdad de a kilo la importancia que significa contar con el vital líquido que es el agua y más aún cuando es para consumo humano, de ahí la importancia que éste cuente con los ingredientes necesarios y suficientes para que sea considerada de calidad.

En esta tesitura, en lo que concierne al estado de Colima, de acuerdo a lo informado por la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris), la calidad del agua en la entidad es apta para el consumo.

Los niveles de calidad que indican los estudios fisicoquímicos y microbiológicos para el agua de consumo y señalados en los estándares internacionales, se cumplen y superan las metas, por lo que el vital líquido que se distribuye a la población es de excelente calidad y, por ende, no representa riesgo a la salud pública.

Lo anterior, en función a los estudios hechos por la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado, avalados por organismos nacionales e internacionales.

De acuerdo a la Norma Oficial Mexicana NOM 127, relativa a los límites permisibles de calidad y tratamientos a los que debe someterse al agua para su potabilización, establece “los estudios microbiológicos para detectar patógenos causantes de enfermedades, lo cual se cubre con la cloración que realizan los sistemas operadores de en cada municipio”.

Así que, valga reiterar, el agua que se potabiliza en el estado es apta para el consumo humano, ya que según información de la Coespris y publicada ayer en esta Casa Editora, está a un 95.9% de nivel de eficiencia en cloración de agua, lo cual posiciona al estado por encima de la media nacional de 93%, con lo que se garantiza la protección a la salud pública al reducir el riesgo por consumo de agua de buena calidad microbiológica.

En cuanto a los estudios fisicoquímicos, que detalla la presencia de alteraciones en el agua por presencia de arsénico, la misma norma determina un máximo permisible de 0.025 miligramos por litro o partes por millón, mientras que la OMS sentencia como estándar el 0.01 ml/lt.

De tal suerte, pues, el agua para consumo en el estado cumple con la normatividad sanitaria, a tal grado que es apta para el ser humano y no representa, por tanto, ningún tipo de riesgo a la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *